jueves, 17 de enero de 2008

El Último Silencio


Hasta ayer 15 personas habían decidido quitarse la vida en lo que va de año. La noticia se ofrece llena de alarma, preocupación, por lo terrible de la misma. Quince personas que , en un momento de desesperación, consideraron que lo mejor era tirar abajo el telón de su existencia.
He escuchado, a través de los años un sin fin de opiniones acerca de lo que sucede con los que optan por el suicidio. Desde el consabido infierno eterno, el limbo, incluso la misericordia divina que interviene en el último momento.He visto personas reaccionar con ira, tristeza, comprensión y hasta alegría en algunos casos . He visto de todo, he escuchado de todo.
Pero lo que realmente me conmueve es pensar en es último instante...ese último silencio que debe haberse escuchado antes de un disparo, de un salto al vacío asido de una cuerda al cuello, de un sorbo de agua para tragar cien pastillas fatales...
Ese último silencio en el cual el corazón debe haber sentido todo el dolor del mundo, todo el miedo de mundo, toda la rabia del mundo, toda la cobardía del mundo...toda la valentía del mundo...
¿ Quién soy yo para juzgar ? Pienso en ese pasar la película de último momento en que todos los recuerdos buenos y malos llegan a la mente.¿Qué realmente piensa el suicida ? ¿ Qué adioses dice en su silencio ? ¿ Qué perdones pide en su desesperación ? ¿ Que odios, qué amores se derraman en sus lágrimas ?
Me duele la locura que los envuelve. Ese no tener valor para enfrentar un nuevo día. Ese comprender, tel vez errado ( perdón si digo tal vez )que ya no vale la pena seguir...
Me duele el llanto primero de ese ser humano que una vez fue niño o niña, tierno, frágil,gracioso...¿ amado ? ¡ Sí ! Siempre fue amado por la tierra, por el aire, por el mar, por las estrellas. Siempre la misma vida quiso regalarle sus amaneceres y sus lunas.
¡ Qué salió mal ? ¡ Quién sabe ! Pero algo sí queda como triste realidad : en el registro de la estúpida sabiduría humana , ese ser pasa a ser solo un número en una estadística fatídica.Un ejemplo a no seguir...
Solo quedan en el aire sus último silencios...ojalá que Dios los haya escuchado.